MODULO 8 – EMANCIPACIÓN

MODULO 8 – EMANCIPACIÓN

1 558

EMANCIPACIÓN

 

1 GENERALIDADES

La emancipación según Planiol, es un acto que confiere a un menor de edad, pero mayor de ciertos años, primero el gobierno de su persona y segundo, el disfrute y administración de sus bienes, con una capacidad limitada. No es así en el Derecho Moderno. La emancipación como sucedía en Roma, es un medio de extensión de la patria potestad, es más bien la suerte de la emancipación romana, y de la venia AETIS que daba a los menores una capacidad anticipada y extinguía antes de los 25 años. Con arreglo a este criterio, en el Derecho Francés la emancipación no equipara al menor y al mayor.

Constituye una ampliación de capacidad del menor, que lo coloca en condiciones parecidas pero no idénticas al mayor, y le permite el ejercicio de los principales actos de la vida civil, pero no de todos.

Es una especie de prueba para la mayoría de edad, que prepara al maduro ejercicio de todos los derechos. En esto se diferencia como hemos dicho más antes del criterio de los códigos alemán, suizo y portugués, que solo admite la declaración de mayor edad. O una emancipación que equipara a los emancipados con los mayores.

Para estos códigos no existe una situación intermedia entre la mayor y la menor edad, entre la incapacidad y la plena capacidad, no se considera la emancipación como un noviciado, aprendizaje, según como hemos indicado antes.

El Código Civil Francés establece dos clases de emancipación bien definidos: la tácita que tiene lugar por matrimonio del menor y la expresa que se produce por convicción u otorgamiento del padre o de la madre, que ejerce la patria potestad o en su defecto el consejo de familia.

Fúndase la disposición de este texto, en que con arreglo a la legislación que nos ocupa, el matrimonio es incompatible, con la subordinación a la patria potestad y a la tutela.

2 LA EMANCIPACIÓN EN NUESTRA LEGISLACIÓN

En nuestro ordenamiento jurídico, el instituto de la emancipación se encuentra regulado en el Código de Familia.

El art. 360 señala que el menor que contrae matrimonio, se emancipa de derecho, si el matrimonio se disuelve o anula, no lo hace volver a su antigua condición.

Al principio, el efecto retroactivo de la nulidad, no se referirá a terceros, sino a la capacidad de los propios contrayentes; sin embargo, el mantenimiento de la emancipación hasta la sentencia, también tiende a proteger los intereses de los terceros, pues implica convalidar los actos jurídicos otorgados, dentro los límites de su capacidad legal por el menor que se había emancipado, en virtud del matrimonio viciado, ya que de otro modo tales actos podrían ser pasibles de nulidad.

Otra forma de adquirir la emancipación se da cuando el menor que cumpla 16 años de edad puede ser emancipado por sus progenitores, bajo cuya autoridad se encuentra o por su tutor, mediante declaración hecha ante el juez instructor de Familia en las capitales de departamento o ante el juez instructor de provincia. La emancipación es procedente si a juicio del juez el menor tiene la suficiente capacidad para regir su persona, así como sus bienes. Es necesario escuchar la opinión del fiscal (art. 361 del Código de Familia).

Antes de que la mayoría de edad se adquiera a los 18 años, la emancipación de un menor que había cumplido esa edad, podía ser pedida ante el Juez de instrucción de familia. Actualmente esa disposición contenida en el art. 363 del Código de familia, ya no tiene sentido ni razón de ser.

Tiene importancia para la procedencia de la emancipación que el juzgador conozca al menor a ser emancipado, lo que le permitirá ver, si el menor tiene la suficiente capacidad para poder regir los actos de su vida, como la administración de sus bienes, mediante una entrevista.

La emancipación capacita al menor para regir su persona y bienes, como si fuera mayor de edad, pero no puede realizar actos de disposición sin observar previamente las formalidades prescritas para enajenar o gravar los bienes de menores, o sea, recabar la autorización judicial respectiva (art. 365 C.F.). Pero, en caso el menor demuestre que no ser apto para regir su persona y bienes, puede revocarse la emancipación a pedido de quienes la solicitaron e incluso de oficio después de escucharse al mayor y al fiscal art. 364 C.F.).

3 DEL PROCEDIMIENTO

Consideramos de importancia conocer el trámite de emancipación, que es un proceso voluntario.

a) La demanda se presenta ante el Juez de Instrucción de Familia, en su defecto ante el Juez Instructor de provincia, adjunto prueba literal consistente en certificados de matrimonio de los progenitores actores, el certificado de nacimiento del menor cuya emancipación se pretende, se encuentra trabajando, o que también estudie.

b) Admitida la demanda, se establece un período de prueba de 8 días, prorrogables al máximo de 15, previa intervención fiscal y de gestión social. Al mismo tiempo el juez ordena a esta última institución elabore un informe técnico social respecto del menor.

A objeto de tener mayor convicción al juzgador señalará audiencia para escucharse al menor y a los padres.

c) Concluido el período de prueba, el juez, de acuerdo a los antecedentes del caso declarará la clausura del período de prueba, luego de escuchada la opinión fiscal dictará la resolución correspondiente a la brevedad posible, declarando probada o improbada la demanda. Si acoge la pretensión declarará la emancipación del menor, ordenando su inscripción en el registro civil, concluyendo de esta manera el proceso.

En caso de revocatoria de la emancipación, se procederá en la misma forma de su concesión (art. 458 C.F.).

artículos similares

Comentarios